jueves, 14 de abril de 2011

Defender la vivienda protegida

Hola, amigas y amigos.


Hoy ha sido un día muy importante para muchos vecinos y vecinas de Azuqueca. 101 familias han recibido las llaves de su nueva casa, viviendas protegidas construidas por la cooperativa Vitra sobre un suelo destinado a este fin por el Ayuntamiento.

He podido compartir un ratito con algunos de ellos, escuchar sus planes de futuro y saber que están muy contentos de poder vivir en Azuqueca. Yo también lo estoy de que vivan aquí y de que hayan podido acceder a una vivienda de primera en unas condiciones económicas adecuadas. Ellos y ellas dan sentido a ese empeño que siempre hemos tenido desde el Ayuntamiento de apostar por la vivienda protegida.

Es difícil escuchar a algún político decir que no quiere facilitar que sus vecinos accedan a una vivienda en condiciones económicas ventajosas. Pero, como dice el refrán: una cosa es predicar, y otra dar trigo. Decirlo, lo decimos todos. Hacerlo, sólo unos cuantos. En Azuqueca podemos estar orgullosos de ser de los que dicen que van a hacer y lo hacen.

Aquí, todo el suelo que obtiene el Ayuntamiento tras la urbanización de un sector se destina a vivienda protegida. Ha sido así desde la aprobación de nuestro Plan de Ordenación Municipal y en ello ha tenido mucho que ver Julio, nuestro concejal de Vivienda.

Por eso, en estos tres últimos años, Azuqueca ha destinado a vivienda protegida el suelo necesario para construir 450 casas. 450 hogares para nuestros vecinos y vecinas. En municipios situados a un tiro de piedra de Azuqueca, tanto dirección Guadalajara como dirección Madrid, no pueden decir lo mismo. Allí es más habitual que el suelo se destine a promociones privada. Es más ventajoso económicamente, sí, pero menos para los vecinos y vecinas, que son a los que nos debemos.

Fruto de este convencimiento, Azuqueca contará con un barrio denominado Entrecaminos, en el que habrá 1.200 viviendas protegidas. Fruto de esta manera de actuar, 101 familias de Azuqueca estrenan hoy su vivienda. Enhorabuena y a disfrutarla.