viernes, 6 de mayo de 2011

CUADERNO DE CAMPAÑA. Viernes 6 de mayo. Primer día de campaña

Qué más quisiera que poder decir que ha sido un buen día. Pero no. No lo ha sido. Hoy ha fallecido Pedro Guereñu Larraya, un queridísimo amigo y un gran compañero.

Pedro fue concejal durante bastantes años por el PSOE en Azuqueca de Henares. Primero en la oposición, luego en el gobierno con Florentino. También fue presidente de la Mancomunidad Vega del Henares. Durante muchos años se encargó de la organización del PSOE en Azuqueca de Henares. Pero sobre todo Pedro, nuestro Pedro, era una gran persona.

Le recuerdo con su portátil, en una imagen impropia para alguien de su edad. Era puro dinamismo, en tensión, constantemente ayudando. Como concejal le tocó lidiar con problemas. Siempre actuó con lealtad a su partido, a su alcalde y a nuestro pueblo. Con ese carácter suyo tan especial, con su voz recia y su ironía, con su impresionante memoria para retener todos los datos, con una profunda bondad, la que tienen los vascos buenos, porque Pedro era también eso, un vasco fanfarrón pero sencillo, y muy bueno, muy, muy bueno, que amaba Azuqueca.

En los últimos años, ya conmigo de alcalde y sin ser él concejal, junto con Tomás y Gaspar, se dedicó a ayudarnos en la gestión de los asuntos taurinos. Era el encargado de los contratos, de los papeles. Cierro los ojos y le veo cargado de papeles y con el portátil, hablando de “que podemos ahorrar dinero así o asá”, diciendo que podemos conseguir cosas mejores, pero siempre asumiendo que su función era ayudar a Santi, el concejal, y nunca suplantarle.

Este era Pedro Guereñu. Un ejemplo. Un estímulo. Una inspiración. Nada hacía presagiar cuando nos vimos ayer por la mañana, y comentamos otro triste fallecimiento, el de un joven de nuestro pueblo, José Torres, que ya no le vería más en vida.

Hace cuatro años celebramos una fiesta en su casa en medio de la campaña electoral. Terminamos jugando al mus, dándome una paliza, como casi siempre. Hoy, cuando he ido allí me he derrumbado. Pero quiero quedarme con el hombre, con el compañero, con el amigo.

Pedro merecía que hoy guardásemos luto por él. Tenéis que saber que Pedro, su espíritu, su recuerdo, va a regir nuestra campaña. Le vamos a dedicar una campaña como su carácter: enérgica, vitalista, sincera y honesta.

Pedro querría que el 22 de mayo ganase Azuqueca. Ojalá desde el cielo lo vea, y que gane quien gane él pueda disfrutar de su segundo pueblo que ya era el primero, de su querida Azuqueca de Henares por la que tanto hizo y que ayudó a mejorar.

Descansa en paz, amigo.