viernes, 29 de septiembre de 2017

Pensemos en el PSOE y en Castilla-La Mancha. Yo, con Emiliano.


Mañana es un día muy importante para el PSOE de Castilla-La Mancha. Celebramos primarias para elegir a la persona que pensamos que es mejor para dirigir nuestro partido y lo hacemos entre los dos candidatos que han decidido presentarse.

No es un secreto que apoyo a Emiliano García-Page. Lo hago porque creo que es la persona que más puede aportar al partido a nivel interno y, a la vez, que más posibilidades tiene de ganar a la derecha en las próximas elecciones regionales. Creo que es bueno no separar ambos factores, porque están íntimamente unidos. El debate del miércoles, imprescindible para quien aún hoy albergue dudas, lo dejó muy claro.

Emiliano dio un paso al frente para dirigir el PSOE regional cuando nadie quería hacerlo, y lo hizo porque muchísimos compañeros y compañeras se lo pidieron. Perder las elecciones contra el PP de Cospedal fue muy duro y soportar esos cuatro años con una de las peores derechas de Europa también. 

Cuando elegimos a Emiliano, le encomendamos fundamentalmente dos misiones: recomponer el partido y recuperar el Gobierno regional. Cumplió. Con creces. No es fácil recuperar un Gobierno en sólo cuatro años. Si el PSOE pudo hacerlo fue, en buena medida, porque todas y todos nos unimos y cerramos filas en torno a Emiliano. Gracias a eso, hoy estamos recuperando desde el Gobierno muchos de los servicios y derechos que el PP hurtó a la ciudadanía en sus cuatro años al frente de la Junta. Tan obvio es que las claves de nuestro éxito fueron la unidad y el liderazgo de Page que el objetivo del PP para esta legislatura no está siendo otro que menoscabar ese liderazgo de Emiliano y la unidad de los socialistas entorno al presidente del gobierno regional. De momento no lo ha conseguido, ya que en una encuesta previa a las primarias (y por tanto a las campañas internas de acoso y derribo que algunos han organizado contra nuestro presidente) decía que era el líder mejor valorado por los ciudadanos y ciudadanas de Castilla-La Mancha.

Sé que lo repito muchas veces, pero es que para mí es muy importante. No podemos olvidar que el PSOE no es un fin, sino un medio para mejorar la vida de la gente desde las instituciones. Para ello, para invertir en políticas sociales, en becas comedor, en dependencia, en planes de empleo, etc., es necesario ganar elecciones. Ese es el fin de los socialistas: ganar para transformar la realidad.

Creo que en este proceso el que más opciones tiene de ganar a la derecha es Emiliano. Y también creo que es la persona más adecuada para seguir fortaleciendo al partido en la región con más transparencia, participación y democracia interna. Emiliano no se esconde ante las críticas, sino que da la cara, defiende a los compañeros y compañeras que son atacados por el PP, dice lo que piensa y, sobre todo lleva a la práctica nuestros valores socialistas.

Sabéis bien que conozco a los dos candidatos. A José Luis y a Emiliano. En 2015 hice todo lo que estuvo en mi mano para que José Luis fuese alcalde de Azuqueca. Le apoyé y le apoyo en eso. Quiero que sea alcalde y estoy dispuesto a ayudarle como siempre he hecho si me lo pide. Creo que en el Ayuntamiento de Azuqueca puede hacer un buen papel pero estoy seguro que, en Castilla-La Mancha, tanto en el partido como en el Gobierno regional, Emiliano es la persona que más puede contribuir a fortalecer al PSOE.

Lamento que muchas cosas que se están diciendo y haciendo debiliten al PSOE y al presidente de Castilla-La Mancha, no lo olvidemos. El hecho de que Emiliano no quiera hacerse la víctima no hacen menos graves los ataques. La unidad, el respeto por las compañeras y compañeros y el orgullo de ser socialistas nos hacen más fuertes. Siempre ha sido así.  Esa fortaleza nos hace mucha falta para volver a ganar en Castilla-La Mancha y en la mayoría de ayuntamientos y para contribuir desde aquí a que Pedro Sánchez sea el próximo presidente del Gobierno.

Quiero desear que la recta final de este proceso transcurra con respeto. Creo que las primarias tienen que ser un motivo de orgullo, porque son un ejemplo de democracia interna que no se da en ningún otro partido. No permitamos que un proceso interno nos debilite ante la derecha. Sería imperdonable porque acabaría pagándolo la ciudadanía.

También me gustaría que pensásemos en el día después a las primarias y que cuando se termine el recuento de votos acabe también la división y todas y todos nos unamos en torno a nuestro secretario general. Yo deseo que sea Emiliano García-Page. No ya por él, ni por el PSOE, sino porque es lo que más ayudará a que Castilla-La Mancha siga recuperando los derechos que nos robó la derecha de Cospedal. Que gane el mejor.


#YoConPage